Hasta Pronto Catalina

hasta-pronto-catalina

¿Por qué te decidiste a iniciar el blog Hasta Pronto Catalina?

Desde pequeña siempre fui una ávida lectora. A partir de los 12 años comencé a escribir poesía y cuentos cortos, luego estudié guión de cine con José Martinez Suárez en el afán de buscar una forma de aplicar lo que me gustaba al ambiente laboral y de ahí me desvié a la economía. Nunca dejé de escribir y siempre amé viajar. Luego de un par de años demostrándome a mi misma que podía tener una vida “normal” con un trabajo con sueldo estable entré en crisis porque no era realmente mi vocación y sentía que no aportaba nada significativo a otros. Hasta Pronto Catalina surgió como la salida perfecta al mundo artístico que estuve buscando durante tanto tiempo pero sin darle forma en mi cabeza. La idea germinó en bloque, no vino primero el deseo de irme a Asia como primer destino y luego el del blog. Fue una mezcla entre querer dedicarme a algo que ame (viajar, escribir, sacar fotos) y la necesidad de sentir que aporto algo a otros ya sea información, empuje o contagiar un poco la alegría y la hospitalidad que veo cada día.

¿Cuál es el propósito del blog?

Tender un puente entre culturas, favorecer la comprensión, la aceptación y la hospitalidad; mostrar que es importante preservar las tradiciones propias y el respeto por otras culturas; aprender juntos e instar a la gente a no perder el hábito de la lectura y de viajar (al menos con la mente). También sacar un poco los temores a lo desconocido que muchos tienen ayudándolos a elegir otros destinos y a viajar con la imaginación a los que no pueden hacerlo de forma física. Estas son algunos de los propósitos, siempre manteniendo mi estilo personal y siendo fiel a mi misma.

¿Alguna experiencia o anécdota destacable como blogger?

Más que como blogger a secas, como blogger de viajes. Tengo miles. Una muy graciosa me pasó en Indonesia. Le di mi tarjeta de contacto a una persona local que se sacó una foto conmigo y una semana después me escribe. Había recortado la foto y la había puesto en su perfil de Facebook. ¿Quién aparecía? Yo. Así que si ven fotos mías dando vuelta con un nombre diferente, ya saben cómo sucedió (el por qué se perdió en la traducción).

Una experiencia, es que aprendí a decir que no. Mucha gente te pide que les promociones sus proyectos, páginas o productos. Si es una empresa privada generalmente les explico que pueden convertirse en patrocinadores. En los demás casos me fijo si me gusta lo que me enviaron y si va con el estilo de la página. Si no me gusta simplemente digo que no. No es por “mala onda”, sino porque para mí no es un juego sino un trabajo y me lo tomo como tal. En la vida hay que aprender tanto a decir que no como a aceptarlo. Personalmente pienso que lo primero es lo más difícil.

¿Qué esperas del blog en el futuro?

Ir de a poco logrando los propósitos de los que ya hablé y aportar por este medio mi granito de arena. Respecto a lo comercial, espero que sea conocido tanto en español como en inglés (en preparación) y, por sobre todo, poder sustentarme con la escritura y la fotografía.

¿Cómo es la persona que hay detrás de este blog?

Adaptable, observadora, distraída, olvidadiza de nombres y de fechas, terca, con un mapa interno que a veces se da vuelta, obsesiva del orden cuando estoy en Buenos Aires pero relajada cuando estoy viajando, amante de los animales y del verde con la necesidad de tocar casi todo lo que me llama la atención (el tacto es casi indispensable), de esos viajeros que les gusta caminar haciendo zigzag y se distraen como niños cuando ven algo que les llama la atención (en el cuento de Hansel y Gretel iría hacia la cabaña de la bruja pero terminaría distrayéndome persiguiendo una ardilla), sociable más allá de que me gusta mi soledad, adicta al helado y a la cámara de fotos, si puedo ayudar a alguien lo voy a hacer pero me cuesta pedir ayuda sin sentir que molesto, me cuesta dejar “ir” a las personas, muy sonriente pero brava cuando me hacen enojar, 100% nómade (me siento inquieta si no me muevo), empática, lectora, analítica, un poco de todos lados y de ninguno a la vez, de esas chicas que imaginan historias por la noche o en los colectivos mientras miran el cielo, amante de la música y de la creatividad, guerrera, defensora de los indefensos, curiosa del misticismo, creyente de la magia y las señales, viajera, viajera, viajera… es imposible describir una persona, y difícil enumerar rótulos que aplican a uno.

¿Qué dirías a los bloggers que empiezan?

Les diría que primero se planteen cuanto tiempo quieren dedicarle a su blog y para qué lo quieren. En función de ello pueden evaluar mejor como organizarse y el dinero a invertir. No todo el mundo lo hace y desde mi perspectiva es fundamental.
El segundo paso es preguntarse qué es lo que uno quiere aportar y cómo lo quiere transmitir. Hay que tener presente que si se piensa en un alcance mayor al familiar va a haber mucha gente leyéndolo que, de una forma u otra, se verá influenciada a través de sus palabras (todos somos susceptibles al medio que nos rodea). Por ello es bueno pensar, cada vez que uno escribe un post, si el impacto que pueden generar es el que realmente uno desea. También es muy importante tener en cuenta la imagen que uno genera sobre si mismo y sobre su blog.
Hay mil cosas a tener en cuenta sobre todo si uno lo piensa con un enfoque profesional pero lo más importante de todo es disfrutarlo. Si en algún momento dejás de hacerlo hay que parar y ver por qué, la idea es que sea divertido.
La gente ayuda mucho en cuanto a la energía, aún recuerdo la completa felicidad que me embargó cuando recibí el primer mail de un lector diciéndome que uno de los artículos le había sido útil, o cuando alguien me escribió para contarme que disfrutaba leerme en sus ratos de ocio porque le inspiraba una sonrisa por el resto del día y ver el mundo con otros ojos. Cuando hacés lo que amás y sientís que aportás algo al mundo, así sea una pizca de magia en la mirada, empezás a cambiar vos. Tener un blog es como viajar, un camino de ida a un mundo desconocido de encuentro con uno y con los demás. ¡Les deseo la mejor de las aventuras a aquellos que estén dando los primeros pasos!

Compartir en Twitter Compartir en Facebook Compartir en Buzz

Escribe tu comentario

Required

Obligatorio, no se publicará

Cerrar
Enviar por Correo