Un rayo de esperanza

un-rayo-de-esperanza

¿Por qué te decidiste a iniciar el blog Un rayo de esperanza?

Porque llevo algo más de 20 años trabajando para y por los enfermos oncológicos. Ellos vienen bloqueados a la consulta con miles de dudas en su cabeza y con mucho desconocimiento. El tiempo en la consulta es muy limitado. Me gustan y me atraen enormemente la nuevas tecnologías. Con el blog he visto la oportunidad de contestar a algunas de esas preguntas que se formulan los pacientes, a poner mi modesta experiencia médica al servicio de muchos y a hacer más cercana, entendible y visible una especialidad médica muy desconocida: la oncología radioterápica.

¿Cuál es el propósito del blog?

Divulgar a pacientes y profesionales todo lo que rodea a un paciente con cáncer. Intento aunar ciencia y conciencia. Intento dar un rayo de esperanza a través de la ciencia y del humanismo. Mi objetivo es el enfermo, no tanto su enfermedad.

¿Alguna experiencia o anécdota destacable como blogger?

Si, la de una compañera que se topó con mi blog de forma casual hasta que cayó que era yo la autora y que me conocía. Me envió un mensaje al teléfono toda emocionada.

¿Qué esperas del blog en el futuro?

Espero que sea una buena plataforma para informar y empoderar a los pacientes, de forma que ellos puedan participar en la toma de decisiones médicas de una forma más libre, autónoma y responsable.

¿Cómo es la persona que hay detrás de este blog?

Es una mujer que disfruta de las cosas sencillas de la vida, tanto a nivel profesional como personal. Soy una persona reflexiva, tenaz y con la convición de que las cosas pueden cambiar a mejor si nos lo proponemos.

¿Qué dirías a los bloggers que empiezan?

Les diría que fueran valientes, que se lancen a la piscina sin miedo. Leer otros blogs, libros o periódicos puede ayudarnos como modelos para luego crear nuestro estilo propio. También es importante tener claro lo que quieres transmitir y mi consejo es hacerlo lo más simple y concreto posible. A medida que vas adquiriendo experiencia ya puedes ir introduciendo una retórica más tuya, más pensada y más trabajada. Márcate un objetivo: por ejemplo 2 “posts” a la semana. Divúlgalo a través de las redes sociales y utilízalas junto a experiencias de tu vida cotidiana como fuente de inspiración. Contesta los comentarios para hacer tu blog más interactivo. Y sobretodo: disfruta escribiendo y dándole al botón “publicar”.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook Compartir en Buzz

Escribe tu comentario

Required

Obligatorio, no se publicará

Cerrar
Enviar por Correo