Categorías
General sociedad

Se acabó lo que se daba

Se acabó lo que se daba

¿Por qué te decidiste a iniciar el blog? Inicié el blog porque «no estoy curada» y, o decía las cosas que me irritan por medio de esta herramiento o me inmolaba a los gritos por la mitad de la Ciudad de Buenos Aires, a lo kamikaze. Se volvió una forma de sublimación y a su vez de recibir katarsis de otros por medio de comentarios. Creo que todos los que escribimos algo lo hacemos para que nos lean, y mi forma de comunicar mi «ira feminista» o mi «ira proletaria» era por medio de un blog.
¿Cuál es el propósito del blog? El propósito real es transmitir una forma de pensar que (lamentablemente o felizmente, según como se mire) difiere de las formas dominantes o populares o predominantes. De hecho, es mi forma de pensar, que no soy ni dominante ni popular. El propósito que sirve de excusa para seguir escribiendo y que se transmito en cada post es «hacer la revolución», «invertir los mandatos machistas», «quejarnos contra los dinosaurios de la política actual». En cierta forma, hacer campaña socialista, anarquista y feminista, con el fin de conseguir algunos adeptos.
¿Alguna experiencia o anécdota destacable como blogger? Una vez posteé una crítica al gobierno actual, y perdí en menos de 15 minutos más de 15 seguidores. ¿La moraleja? Ten cuidado con lo que opinas, incluso virtualmente, algo que aprendemos desde chicos, pero que internet lo recuerda a cada momento. Otra experiencia fue la de descubrir que yo no estoy curada, pero hay gente que está menos curada aún y, créanme, eso siempre es tranquilizador. Además, podemos fundar un grupo de autoayuda!
¿Qué esperas del blog en el futuro? Por lo pronto, espero poder tenerlo en el futuro, porque soy pésima en la constancia y la rutina. Y supongo que lo que siempre espero es que siga teniendo lectores, insisto en que creo que todos escribimos para que nos lean.
¿Cómo es la persona que hay detrás de este blog? Soy exactamente como dice el blog: una feminista, zurdita, quejosa, que está en contra de casi todo, regordeta, que reniega del peso, de los jeans, de los mandatos culturales, de los hombres, de los conservadores e, incluso, de sencillos relatos/sucesos de la vida cotidiana.
¿Qué dirías a los bloggers que empiezan? Mmm… creo que nada, porque seguramente no darán importancia a mi palabra, tendrán sus convicciones. Seguramente, si llegamos a coincidir ideológicamente, nos leeremos y comentaremos en el futuro.

3 respuestas a «Se acabó lo que se daba»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.