Comparte

¿Por qué te decidiste a iniciar el blog?
Mi primera idea, y la sigo manteniendo, fue crear una especie de álbum virtual de rutas y reflexiones sobre el mundo de la moto. Me lo tomo como una afición más, una especie de diario de recuerdos, de vivencias, de experiencias, especialmente centradas en el mundo de la moto, y de las cosas que me gustan, casi siempre ligadas a la montaña y naturaleza. El hecho de que fuera una especie de «Diario» implica que algunas reflexiones son de carácter más personal y no necesariamente sobre el mundo motero. Pensé en hacerlo público porque me gusta compartir esta parte de las experiencias que me sugieren algo. Es como vivirlo dos veces: primero lo vives, luego lo cuentas. Decidí que fuera sobre motos por abarcar dos aspectos que suponen, para mi, un enriquecimiento personal: la mecánica y conducción de motocicletas junto con los viajes en solitario.

¿Cuál es el propósito del blog?
Pretendo documentar y compartir mis pensamientos y experiencias en moto, o de cualquier otro medio, a medida que ocurren, sin saber qué vendrá después.

¿Alguna experiencia o anécdota destacable como blogger?
La mejor experiencia que puedo extraer es el haber conocido a otros bloggers con inquietudes comunes. La anécdota, que muchos de ellos no tienen nada que ver con las motos, junto que los bloggers somos como la punta del iceberg, una parte mínima de la inmensidad de gente que hace lo mismo, pero que casi nadie lo sabe, porque no lo publican. Estoy convencido de que muchos hacen actividades con mejor contenido, o más destacables que las mías, pero no se conocen, y eso me da que pensar entre vivir en el anonimato, disfrutando de ello, o contar lo que vives.

¿Qué esperas del blog en el futuro?
No me planteo mucho el futuro. A fecha de hoy, lo que sí tengo es la idea de que el blog perviva más allá de mi propia existencia, como un recuerdo de una de las actividades que más me gusta hacer: recorrer parajes naturales a bordo de un vehículo, en este caso, una moto.

¿Cómo es la persona que hay detrás de este blog?
Casi todas las cosas en mi vida, las he empezado a hacer «tarde». Con una infancia, y mayoría de edad, con bastantes problemas familiares, era consciente de que hasta que no fuera independiente no podría hacer la multitud de las cosas que tenía en mente. Con constancia y perseverancia lo conseguí, ya pasada la treintena, y ahí empecé realmente a ser yo mismo. Me gustaban muchas cosas, pero no tenía clara ninguna. Estudié la licenciatura en Derecho, simultaneándola con el trabajo en la Administración, por si acaso me servía para mi futuro profesional. A mi lo que me gustaba realmente era el monte, la montaña, los senderos, rincones naturales, viajar, montar en moto y conducir vehículos. Tuve en mente dedicarme a los empleos de Guardería Forestal, o trabajar en un ayuntamiento, siempre más cerca de entornos rurales y naturales, pero ya cansado de estudiar, mi camino tomó otros rumbos. Me mudé de ciudad, mi situación familiar también cambió, y asumí que el trabajo sería únicamente la fuente de ingresos que me permitiera hacer lo que de verdad me gustaba. Aún hoy, todavía tengo muchos proyectos en mente y cosas que me gustaría hacer «antes de morir», pero no me quiero poner muchos retos, ni vivir esclavizado por ellos ya que el futuro es incierto. Aún así, no está de más enumerarlos: hacer el Camino de Santiago del Sureste andando, dar la vuelta a España en moto y hacer el Tarifa-Cabo Norte, aunque todavía está por decidir el cómo.
Soy aficionado a la mecánica, motocicletas, automóviles, aviación e informática; pasiones que tengo desde antes de tener la edad legal para conducir. Otra de mis aficiones es la historia de las antiguas civilizaciones clásicas: Grecia, Roma, Cartago, Imperio Parto, Imperio Seleúcida, Persia… Han pasado por mis manos novelas históricas de los autores más conocidos en esta materia: Posteguillo, Manfreddi, Scarrow, Kane, Pressfield… y otros que ni recuerdo (que me perdonen) y sigo enganchado a la novela histórica… Uno de mis problemas es que me gustan muchas cosas, quizá demasiadas y, evidentemente, no puedo abarcarlo todo.
La fotografía, la montaña, los parajes naturales, el senderismo, la informática, son otras de mis aficiones. Siento una ligazón especial por el monte, la montaña, los senderos y caminos, la botánica, zoología y la técnica…

¿Qué dirías a los bloggers que empiezan?
Lo primero que les diría es que tengan constancia, que intenten superar las dificultades iniciales y, aunque haya momentos en los que no les apetezca escribir, no dejen el blog abandonado. El blog debe ser como una extensión virtual del pensamiento del bloggero que hay detrás, y eso exige constancia. En cuanto los lectores se percaten de que un blog está meses sin recibir contenido, perciben abandono y hastío, y esto es muy contagioso. Un blog no tiene sentido si no hay lectores que lo lean, ya que para eso valdría un diario privado.

Escribe tu comentario

Al usar este formulario accedes al almacenamiento y gestión de tus datos por parte de esta web: Política de privacidad