Categorías
sociedad varios

El edificio de las ovejas

El edificio de las ovejas

¿Por qué te decidiste a iniciar el blog?

Sentía cierta envidia sana al leer los blogs ajenos; me llamaba la atención cómo podía sentirme tan identificado con algo que contara una persona anónima y a kilómetros de mí, y que además recibiera retroalimentación por parte de sus lectores. Me parecía muy atractiva la posibilidad de tener un «diario abierto» con el que comunicarme, y en el que todo el que quisiera pudiera participar. Un día me líe la manta a la cabeza, empecé a coger carrerilla, y aquí estoy, con el mismo entusiasmo que al principio.

¿Cuál es el propósito del blog?

Escribir, desahogarme, compartir con los demás todo aquello que me pasa por cabeza y que considero digno de ser contado; entretener al fin y al cabo.

¿Cuáles han sido las experiencias o anécdotas más significativas como blogger?

Ver cómo determinadas entradas inocuas, que publicas por publicar y sin demasiadas expectativas, acaban convirtiéndose en las favoritas, generando el mayor número de comentarios. Por el contrario, hay otras que elaboras mejor y te gustan más, pero pasan sin pena ni gloria. Los lectores son impredecibles.

Asimismo, me ha gustado mucho dar con autores de otros blogs gracias a los comentarios que dejan en el mío, y ver cómo se creaban dispustas por disparidad de opiniones, algo que a pesar de lo negativo que conlleva, es muy sugestivo.

¿Qué esperas del blog en el futuro?

Poder seguir expresándome, y que la gente siga encontrándome lo suficientemente interesante como para seguir ahí. Espero que no se me agoten muy pronto las ideas…

¿Cómo es la persona que hay detrás de este blog?

Soy una persona analítica y crítica, pero a la vez tolerante y con sentido del humor, y considero que esas cualidades son importantes (o al menos buenas), para llevar una bitácora. Me encanta escribir, compartirlo con los demás, y que los demás lo compartan conmigo.

¿Qué dirías a los bloggers que empiezan?

Que no desistan. Ser blogger reconforta desde el principio, pero no es hasta que llevas un tiempo en la bloggosfera cuando empiezas a notar que realmente tienes seguidores anónimos, además de los conocidos que te siguen desde siempre. Es una experiencia muy enriquecedora, que además te permite conocer gente que merece la pena.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.