Categorías
General varios

Si me lo cuentan, no me lo creo

Si me lo cuentan, no me lo creo

¿Por qué te decidiste a iniciar el blog? Por la insistencia de familiares y amigos. Como cuento en mi primera entrada, cada vez que nos reuníamos para lo que fuera (normalmente, una “jamada”, cómo no) salía el temita: “¡hazte un blog, escribe un libro, lo que sea, pero haz algo!”. Como para un libro no me llegaba, me lancé al mundo bloguero, que además te brinda la intimidad y el anonimato perfectos para el tipo de historias que yo cuento. Y en esas estamos, intentando sacar un “post” diario mientras el cuerpo resista.
¿Cuál es el propósito del blog? Simplemente, divertir a todo aquél que le dedique su tiempo, que es oro en las circunstancias actuales. Y, por supuesto, para mi propia satisfacción, que es mucha cuando una sola persona me deja un comentario. Soy así de tonta…
¿Alguna experiencia o anécdota destacable como blogger? Para mí es un misterio que gente de los países más insospechados se pase por el blog ¡a diario!. Nunca esperé semejante dedicación. Siempre pensé que mis seguidores estarían circunscritos a países de habla hispana, pero la realidad me ha dejado boquiabierta.
¿Qué esperas del blog en el futuro? Que sigan aumentando las visitas y, por consiguiente, los comentarios de la gente. No soy nada ambiciosa en otros terrenos, porque nunca pensé en escribirlo para hacer negocio con él, por tanto me evito pensar en “palabritas mayores”. Y, por supuesto, seguir entusiasmándome al ponerme frente al ordenador para relatar cualquier cosa que pase por mi cabeza. El día que esto no me suceda, malo…
¿Cómo es la persona que hay detrás de este blog? Pues una chica normal (sí, a mis 36 tacos me sigo teniendo por una “chica” e intento que se me note en cada palabra que escribo), casada, con dos hijos (que dan mucho “juego” en lo que a anécdotas se refiere), un trabajo que me impide dedicarle más horas al día a mi blog (como me gustaría) y con la cabeza llena de historias que, si bien todos hemos oído o vivido alguna vez, creo que deben ser contadas con optimismo y un toquecito de frivolidad, que para ver cosas dramáticas y tristes ya tenemos el telediario de las nueve.
¿Qué dirías a los bloggers que empiezan? Pues supongo que lo que me digo a mí misma, que soy todavía una novata en estas lides: que persistan, que no pierdan la ilusión del primer día y que lo bonito de esta historia es el camino que recorres, no el fin que te marques.

Una respuesta a «Si me lo cuentan, no me lo creo»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.