Comparte

¿Por qué te decidiste a iniciar el blog?
GeoPercepción nació hace más de diez años, cuando estaba en la universidad.
En un principio escribía sobre geografía, pero con el tiempo empecé a escribir relatos sobre salidas de campo, describiendo las sensaciones que me despertaban los largos días pasados solo en la naturaleza, acompañándolos con abundantes fotografías de paisajes y fauna. Una especie de *nature writing*. Creo que esa fue la etapa en la que más creció, tanto en lectores como en contenido. Poco a poco, la página fue enriqueciéndose con reportajes y descripciones sobre viajes y ciudades, hasta que inevitablemente incluí también artículos de opinión sobre diversos temas: medio ambiente, el lobo en España, sociedad o literatura.
Algunos tienen bastante pegada en internet.

¿Cuál es el propósito del blog?
No tiene ningún propósito en particular. Se mantiene como una especie de columna. Todos llevamos lo nuestro a las espaldas y yo escribo con base en ello. Reflejo mi modo de ver las cosas, ya sea con moderación o con cierto cabreo, dependiendo del tema a tratar y de cómo tenga el día. Escribir no deja de ser un mecanismo de desahogo.

¿Alguna experiencia o anécdota destacable como bloguero?
Gracias a GeoPercepción he hecho buenos amigos, tanto en España como fuera de ella.
Obviamente me he creado también algunos enemigos, algo inevitable en estos tiempos en los que hablar con libertad te convierte en un malvado a ojos de legiones de ofendidos. Pero creo que un hombre debe tener enemigos, en caso contrario, algo está haciendo mal.

¿Qué esperas del blog en el futuro?
No tengo ninguna ambición con respecto a él. Tampoco ningún proyecto más allá de incluir algún nuevo contenido. Sencillamente, espero mantenerlo durante mucho tiempo a modo de columna. Muchos lectores son fieles y si lo son es gracias a la línea editorial que mantengo durante los últimos años.

¿Cómo es la persona que hay detrás de este blog?
Es difícil describirse a uno mismo. A un hombre le definen sus lecturas y sus experiencias.
Tengo un trabajo del que he aprendido mucho, he viajado, leo constantemente, tengo el privilegio de pasar mucho tiempo solo en lugares remotos. He vivido bastantes cosas y eso te moldea, te hace tener ciertos principios, como la lealtad, la educación o el respeto. También te hace restar importancia a muchas cosas. No encuentro mayor placer que pasar tiempo solo en el campo, leer y escribir, o tomar un café conversando con un buen amigo. Creo que la cultura, la cultura real, los libros, son lo único que puede salvarnos. Tengo el privilegio de tener mi propia biblioteca, y con humildad, creo que eso es algo definitorio sobre una persona.

¿Qué dirías a los blogeros que empiezan?
Como decía antes, vivimos en una época donde lo políticamente correcto y la exaltación de sentimientos de pertenencia se están convirtiendo en una especie de mordaza para la libertad individual. También para la libertad intelectual. Estamos yendo hacia atrás: quemando libros y derribando estatuas. Las redes sociales dan voz a legiones de idiotas y desinformados.
En esto hay una relación directa con la incultura, con la ausencia de curiosidad y de ganas de aprender: eso nos lleva a asumir etiquetas fáciles, argumentos simples y discursos falsos.
Debería ser al contrario, dado que ahora tenemos acceso inmediato a toda la cultura de la humanidad en cuestión de segundos. Algo estamos haciendo muy mal, y lo pagaremos caro.
Pero siempre hay justos, gente que pone su grano de arena. Por ello, alguien que tiene la inquietud de escribir periódicamente en internet, no debe amedrentarse; si tiene algo que decir, creo que tiene la responsabilidad de hacerlo.

Escribe tu comentario

Al usar este formulario accedes al almacenamiento y gestión de tus datos por parte de esta web: Política de privacidad