Categorías
varios

Filosofía del Reconocimiento

¿Por qué te decidiste a iniciar el blog?
Hacía tiempo que me rondaba por la mente, porque era una manera de escribir e ir sistematizando ideas recurrentes que eran nucleares a mi juicio. Y la chispa que me dio el empujón fueron los acontecimientos del 15-M de los indignados porque, aunque no viví directamente el mayor del 68, fue como un resurgir de la esperanza de que algo podíamos cambiar, y consideraba que el blog era la mejor contribución de podía hacer. Tuve un blog hasta el 2016, que posteriormente reajusté ya con más experiencia en lo que es el actual.

¿Cuál es el propósito del blog?
Como filósofa, intentar mostrar que la filosofía nos permite pensarnos a nosotros mismos y al mundo. Y esto no puede hacerse exclusivamente mediante artículos, sino que formas más breves como los anagramas, aforismos e incluso relatos, constituyen una herramienta adecuada para plantear cuestiones sustanciales y de actualidad que pueden ser una perspectiva más para que el análisis fluya continuamente a fin de repensarnos y replantear lo que parece incuestionable.

¿Alguna experiencia o anécdota destacable como blogger?
La interacción que permite con los lectores, que a menudo son también blogueros; Esto produce un intercambio de visiones muy enriquecedora, y la cantidad de personas y de colaboraciones que la repercusión del blog me ha proporcionado.

¿Qué esperas del blog en el futuro?
Estoy muy satisfecha de la experiencia y creo que sería el último espacio de escritura al que renunciaría. Artículos, participaciones en congresos que han surgido gracias al blog, pasarían a segundo plano el día que tenga que reducir la actividad.

¿Cómo es la persona que hay detrás de este blog?
Creo que quien ha leído mi blog ha podido captar quién hay detrás: alguien que apasionada por la filosofía no puede vivir de otra manera que, cuestionándome, a veces con mucha pasión, lo que acontece, cómo respondemos a ello y cómo nos entendemos a nosotros mismos.

¿Qué dirías a los bloggers que empiezan?
La naturaleza del blog creo que cambia mucho el ritmo de publicación, y obviamente el propósito de este. A partir de aquí, diría que se lancen y que irán poco a poco descubriendo el formato y las publicaciones que mejor satisfacen eso que nos lleva a crear un blog y que no necesariamente tiene por qué estar claramente definido desde el principio. Un blog es como un libro dinámico que va rehaciéndose y encontrándose. Ese fluir es fundamental porque es un reflejo del mundo en el que vivimos. Así pues, que empiecen y la experiencia irá indicándoles el qué y el cómo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.