Categorías
literatura

Tardes Grises. Textos de Maximiliano Saavedra

Tardes Grises. Textos de Maximiliano Saavedra

¿Por qué te decidiste a iniciar el blog?

Por varios motivos. Al principio fue por la necesidad de ser leído. Actualmente, los nuevos escritores no contamos con demasiado espacio en las editoriales, bastaría recorrer las librerías para comprobarlo. Pero no es un lamento, todo lo contrario, es más bien un condimento que le agrega un desafío extra al oficio: la búsqueda de otros recursos para llegar al lector. Un buen camino es el blog.

¿Cuál es el propósito del blog?

Lo dicho anteriormente pero además, como propósito, la búsqueda en si misma, todo lo que resulte de «estar en movimiento».

¿Cuáles han sido las experiencias o anécdotas más significativas como blogger?

Como anécdota, sin dudas esta entrevista. La primera que me toca. Muchas gracias.

¿Qué esperas del blog en el futuro?

Sobre todo, espero seguir creyendo en lo que escribo, en el poder transformador de la palabra. El tiempo se encargará de hacer el resto.

¿Cómo es la persona que hay detrás de este blog?

Es una persona que ha descubierto en la escritura una tregua, una manera de bajar la velocidad y tratar de entender la complejidad del mundo en el que vivimos, a veces lo logro.

¿Qué dirías a los Blogger que empiezan?

Les diría que escriban con pasión sobre lo que les conmueva. Creo que ya hay demasiados contenidos efímeros. Les aconsejaría que, antes de publicar, piensen si eso lo volverían a leer pasado un tiempo.

2 respuestas a «Tardes Grises. Textos de Maximiliano Saavedra»

Cuando uno se mete en estas vías de la blogsfera, va y va de estación en estación. Las más de las veces uno no hace sino esperar que llegue el proximo tren y pone en el próximo enlace las espectativas renovadas y la frustración que suma a estas espectativas. Asi llegué hace un tiempo a Tardes Grises. En principio lo que más me gustó del blog fueron los poemas. Unos que plasmaban instáneas de Buenos Aires dejando entrever la enrome sensibilidad de su autor. Luego los relatos nutrieron aún más el gusto. Puedo decir que soy un habitué de tantas vespertinas sensaciones y creo calificar para recomendar la visita y sobre todo ratificar este enorme premio que tan merecidamente ha ganado. Mis felicitaciones. Mi admiración.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.